octubre 28, 2009

insomnios

Insomnio I

La noche dando vueltas,
el hombro me estorba
para encallar el cuerpo,
tus ojos me estorban
para encallar el alma;
mujer,
corta los hilos del pensamiento,
que vuele la imaginación,
que venga el sueño.




Insomnio II

¿Qué sigue después de la media noche?
Una luz
–otra vez la luz-,
que agita la memoria
-otra vez la memoria-,
un fragmento de la vida
repetido,
reprobado,
sin sueño.




Insomnio III

Un caballo trota bajo las sabanas,
lleva por jinete
una mujer desnuda,
rostro cubierto;
llega a mi puerta
mil veces,
pero no entra.





Insomnio IV

Palpita.
Aunque el demonio me ronda,
me visita;
ella palpita.
El sonido de sus fauces en mi cara,
me lleva por la noche a la mañana.
Después del viaje por las piernas
de no sé que mujer,
no se que sueño;
pero palpita.







Insomnio V

Verbena tras los párpados
imágenes estúpidas
que danzan con otras semejantes
sólo quien no duerma está invitado
es mi fiesta privada
de sueño



Insomnio VI

La sangre de la luna
Cayendo
A cuajos
Nos baña
Mis memorias y yo
Bebemos
Bailamos y
Morimos
Antes que amanezca





Insomnio VII

Dónde tus manos
Cómo el encuentro
Cuándo la huida
Porqué la ausencia
Arden los ojos





Insomnio VIII

Duende del sueño
Arte que me harta
Muñeca
Ausencia
Asesina
Cabalgata






Insomnio IX

Las sabanas desdoblan presencias y vestigios
uno
dos
tres
cuarto
sombras
y frío compañeros
la caricia del insomnio a la piel del silencio enamorado





Insomnio X

Perturbar un suicidio
Insignificante
Roer el miedo a la muerte
Antes del amanecer y sus tragedias
el sueño sueña

2 comentarios:

Rocio Ono dijo...

Mi insomnio se lo debo a mi sobrino que está de visita en casa... entre otras cosas...

Saludos amigo

Macario dijo...

imagino,

saludos.